La aparición de dispositivos móviles con acceso a internet ha modificado el modo de ver la televisión. Estudios realizados en Estados Unidos arrojan datos muy interesantes que lo demuestran.

Por ejemplo, si hace unos años las pausas publicitarias eran aprovechadas por los telespectadores para ir al baño y poco más, en la actualidad ya hay un 38% de personas que las dedican a consultar las redes sociales. Pero los cambios no se restringen solo a las nuevas alternativas durante la emisión de los anuncios.

Lo que es realmente revolucionario es que estos dispositivos están cambiando la forma de ver la televisión al permitir el desarrollo de muchas actividades a la vez: lo que los expertos llaman la “multitarea”.

Según el mismo estudio, solo el 33% del público sigue viendo la televisión del mismo modo en que lo hacía hace 10 años. El resto del mismo practica la multitarea y se segmenta en diferentes subgrupos en función de su nivel de interacción con otros dispositivos tecnológicos.

De todas las pantallas que los usuarios combinan habitualmente con la televisión las más usadas son el smartphone (47%), el ordenador portátil (20%) y la tablet (13%), aunque la todas ellas es la primera (la televisión) la que tiene su atención prioritaria.